La Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP) y su secretaria general y miembro del Comité Ejecutivo de la Federación Internacional de Periodistas (FIP), Zuliana Láinez, participaron este sábado en una movilización masiva para exigir el fin de la violencia ejercida contra las mujeres.

Bajo el lema ‘Tocan a una, tocan a todas’, miles de manifestantes y sindicalistas del ANP venidos de todo el país expresaron su indignación ante casos en los que la justicia ha fallado en favor de los agresores de las mujeres y para denunciar la alta tasa de feminicidios en Perú.

“Lo que tenemos claro desde la ANP es que el sábado 13 no es el fin sino el punto de partida de una lucha que será fértil”, ha expresado Láinez. “Se presentó una plataforma recomendando cambios legislativos, en el sistema de administración de justicia y orientaciones para que los medios no contribuyan con estereotipos propios de una sociedad machista”.

La movilización #NiUnaMenos empezó como un grupo de Facebook donde un colectivo de mujeres contaban sus experiencias y se brindaban apoyo. Machismo, feminicidio, violencia, acoso, invisibilización y otras palabras eran comunes en los testimonios que narraban y que han hecho que múltiples hombres y mujeres de todo el país salgan a las calles de Lima.

“Lo que tenemos claro desde la ANP es que el sábado 13 no es el fin sino el punto de partida de una lucha que será fértil”

En cuanto a las mujeres periodistas, la invisibilización se hace presente cuando más de la mitad de las historias publicadas en prensa escrita son muchas de las veces firmadas por hombres, a pesar de que solo representan la mitad de las redacciones, como reveló en su estudio Opens external link in new windowThe Media Gender Gap el Women Media Center en 2015, y son ellos los que copan los cargos directivos o de responsabilidad editorial.

Respecto al acoso, un Opens external link in new windowestudio publicado este miércoles por TUC (la voz de los trabajadores en Gran Bretaña) revelaba que casi dos de cada tres mujeres entre 18 y 24 años habían sufrido algún tipo de acoso sexual y más de una de cada cuatro habían sido víctimas de comentarios de naturaleza sexista relativos a su cuerpo o su vestimenta en el trabajo. Solo el 21% de las encuestadas se atrevieron a revelar estos acosos a sus jefes. Así, el acoso sexual en los medios de comunicación es un tema harto conocido en la profesión, pero que rara vez se hace público.

“Una mujer periodista es más vulnerable a ser acusada de estar implicada en algo sentimental, cuando en realidad solo está haciendo su trabajo”

En Perú, diversas periodistas como Patricia del Río o Verónica Linares Opens external link in new windowaseguran haber sido asediadas, perseguidas, acosadas o haber sufrido comentarios sexistas por parte de sus jefes o bien de los entrevistados de los programas que conducían. Las reporteras también se quejan del filtro de la belleza que se les exige a las mujeres y de la gran presión en torno a su apariencia física, sobre todo en televisión. “El hombre vale por lo que sabe. La mujer vale por lo que sabe y por lo que aparenta físicamente”, precisa del Río.

El hecho de ser mujer también repercute a la hora de recabar información. “Una mujer periodista es más vulnerable a ser acusada de estar implicada en algo sentimental, cuando en realidad solo está haciendo su trabajo”, añade del Río. Además, las periodistas lamentan que cuando una mujer tiene éxito en su trabajo, en lograr información, los y las colegas cuestionan sus métodos con preguntas como: ¿qué habrás hecho para obtenerla? Las periodistas explican lo duro que es ganarse el respeto de los compañeros para que las traten de igual a igual.

“Por todo ello, esta concentración del #13A #NiUnaMenos es un punto de partida necesario para el cambio social”, ha añadido Láinez, que ha pedido que se ponga fin a la violencia y a la cosificación de la mujer en los medios de comunicación y en el mundo de la publicidad en Perú, y por extensión, en todas las redacciones del mundo.

Advertisements