La Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual en Argentina, junto con diversas organizaciones que luchan por los derechos de las mujeres, ha editado recientemente una guía con recomendaciones para informar de manera responsable sobre casos de violencia machista, con el fin de evitar el sensacionalismo que acostumbra a rodear este tipo de informaciones. Se trata de un documento que proporciona a los periodistas información sobre el contexto legal, así como recordatorios para informar desde una perspectiva de género y respetuosa con las víctimas.

El tratamiento periodístico responsable por parte de los medios de comunicación en los casos de violencia machista es primordial para condenar los actos de violencia contra las mujeres y sensibilizar a la ciudadanía sobre la gravedad de la situación. El deber de los medios de comunicación, más allá de informar sobre los sucesos, es concienciar a la sociedad.

Aparte de la precarización y la falta de recursos que sufren las redacciones en la actualidad, el desconocimiento sobre el contexto legal y la falta de perspectiva y de sensibilidad por parte de directores y redactores jefe por los temas de igualdad –cargos que suelen ocupar hombres- son obstáculos añadidos a la necesidad de informar de forma responsable sobre casos de violencia contra mujeres.

Puede descargar la guía en el siguiente enlace

Algunos de los recordatorios y consejos que señala la guía:

  1. Recordar que la violencia contra las mujeres no se limita a la violencia fisíca. También incluye, entre otras, la violencia psicológica, sexual, económica, mediática y patrimonial.
  2. Informar a la persona que está o estuvo en situación de violencia sobre las posibles consecuencias de la difusión mediática de su caso, ya que su visibilización y/o denuncia puede impactar en sus vínculos familiares, laborales, amistosos y sociales.
  3. Proteger la intimidad y dignidad de la persona para evitar su revictimización mediática. Es fundamental atender a la especificidad de los casos que se refieren a niñas y adolescentes, quienes poseen protecciones aun mayores debido al interés superior de sus derechos.
  4. Evitar la obtención o reproducción de la imagen o la voz de una mujer en situación de violencia sin su consentimiento explícito.

 

 

Advertisements